Pommez Internacional y la Orquesta Serpiente en La Tangente! Viernes 4 de Mayo

 

Luego de su gira por Ecuador donde se presentaron hace unos días en elFestival Saca el Diablo en Quito junto a Bomba Estereo, Juana Molina, entre otros más, también pasando por la zona de Cumbayá, los Pommez Internacional regresan a La Tangente para despedir su ultimo y tan mencionado disco “Canto Serpiente” con un show intimo y sorprendente. 

Por primera vez se presentaran junto a una Orquesta Serpiente para ajusticiar su complejidad musical y celebrarlo.

Agenda:

Pommez Internacional & la Orquesta Serpiente
Viernes 4 de Mayo, 21:00hs
en La Tangente (Honduras 5317, Palermo, Capital Federal)

¡Encontra todos los discos de Pommez Internacional en Spotify, Deezer, Itunes y más!
Deezer: http://www.deezer.com/artist/5040366
Spotify: https://open.spotify.com/artist/1WwNKLFXAlIgLOy65JefOB
Itunes: https://itunes.apple.com/mx/artist/pommez-internacional/id394565468

 

Canto Serpiente, el tercer disco de Pommez Internacional es un trabajo ecléctico y cosmopolita en el que confluyen diferentes escenarios, regiones y géneros musicales, incluso dentro de una misma canción. Pero sobre todo, el álbum se revela en un tiempo caótico modulado por la conflictividad social, amorosa y política, que se entrelaza de forma simultánea, desde una diversidad musical que se define al sur del continente.

Un golpe directo de sintetizadores abre “Iluminación”, primera canción del disco, un pop señorial con varios cambios de ritmo que de entrada marca las ambiciones aventureras de la banda. “Esa noche nos mostramos / las dagas que estaban guardadas”, anuncia el cantante, remarcando el espíritu cruzado del álbum. Conflictos de ayer y hoy, nervios, ausencias, guerras, balas, poderes, Canto Serpiente está atravesado por las tensiones, tanto sociales como sentimentales: así, bajo un ritmo tribal, “Iemenjá” se refiere al tráfico de esclavos de África a América Latina, mientras que “Río Jordán”, un post-punk de alta intensidad, transcurre en medio del conflicto palestino-israelí. En “Amor Hierro”, con colaboración de la mexicana Denise Guitiérrez de la banda Hello Seahorse!, la conflictividad se vuelve más personal. Por su parte, “Victoria dice adiós” habla sobre las ausencias inquietantes a través de un sonido que combina calipso con synth-pop.

“Canto serpiente” y “Canto diamante” son el núcleo del disco, en el que la banda reafirma su hiperestesia ecléctica. La primera, una canción sobre la conquista de América de iconografía azteca, es una invitación a ser parte de un rito pagano, mientras que la segunda presenta su contracara, una balada minimalista sobre secretos y talismanes, que mantiene el suspenso durante más de cuatro minutos. Rápidamente el ritmo se vuelve a levantar con “La paz buscada” en el que la banda declara sus principios: “Son tiempos inciertos los nuestros / quien viene a marcar diferencias / no entiende una vida con tantas fronteras”. Las luchas políticas vuelven a emerger en “Imperio”, donde la banda advierte: “El poder presente / no es poder por siempre / el poder se mueve“.

Con “Desintegración”, una balada con aires jazzeros, se abre el último tramo del disco “Territorio” busca el link con el tropicalismo brasileño, con la selva como escenario y las balas como protagonistas. Con tintes de música china, “Celebrar es un derecho divino” marca otra declaración de principios. El final llega con “Sur”, una canción instrumental que oficia de banda de sonido perfecta para serenarse tras un disco repleto de emociones fuertes.